¿Qué sucede con los expositores de cartón una vez ha terminado la campaña? En la mayoría de los casos, estos acaban en el contenedor azul, ya que, el cartón es un elemento totalmente reciclable. De este modo, vuelve a empezar el ciclo de vida del material.

Pero si cuentas con gran cantidad de expositores que te llegan de vuelta de campañas propias o bien, se utilizan en tu negocio, es posible dar un paso más allá para utilizar al menos, parte de estos expositores para darles otro uso y conseguir así un doble reciclaje como expositor, propiamente dicho. Cuando ya no sirva para ese fin, será como bien sabes, reciclado en el contenedor azul.

Prepárate para descubrir los usos que te proponemos. Podrás utilizar los expositores como en su primera vida, o puedes forrarlos con papel decorativo para modificar la presencia del mismo.

Expositores de cartón de gran tamaño

Los expositores de gran tamaño pueden transformarse en muebles improvisados para organizar, por ejemplo, un cuarto lleno de materiales. Los que tienen forma de estantería, son ideales para guardar todo tipo de cosas, incluso las más pesadas. Debido a que, un expositor diseñado para botellas de refresco, soportará el peso de las cajas de folios o de los materiales típicos de oficina.

Algunos expositores de gran tamaño, son en realidad grandes cajas decoradas en las que se introducen artículos de oferta. Este tipo de cajas, son perfectas para guardar cosas que se van a utilizar en el futuro porque más adelante podrían ser útiles.

Te aconsejamos que pegues una hoja indicando el contenido de su interior en uno de sus laterales, servirá para anotar todo lo que se va introduciendo en su interior y la fecha. De esta manera, será realmente sencillo localizar el elemento que estás buscando en ese instante concreto.

Este truco te ayudará a saber el contenido completo de la caja. Y además, si se hace una limpieza, identificarás rápidamente los expositores que contienen materiales que no van a volver a usarse y que, por tanto, se pueden tirar. Se ahorra así mucho tiempo cuando se tenga que organizar el trastero.

Expositores de cartón con percha metálica

Los expositores de perchas metálicas, pensados para colgar pequeños objetos, pueden funcionar como llaveros para dejar las llaves de la oficina. Esta es una buena forma para tenerlo todo a mano y ordenado, sin recurrir a los tradicionales armarios para llaves.

También son perfectos para colgar de manera organizada otros artículos pequeños e incluso algún documento específico, como pueden ser algunas memorias que se utilizan con frecuencia. Así siempre estarán a mano, y no necesitarás revolver en los cajones hasta encontrar el elemento que necesitas para seguir trabajando.

Dependiendo de su forma y tamaño, pueden ser el modo perfecto para tener delante las notas de los trabajos que tienes pendiente, ya sea pinchados en la percha o unidas a ellas con pinzas para papel. Tendrás todos los recados pendientes a la vista, sin necesidad de pegarlos alrededor del monitor con el riesgo de que se caigan y se acaben perdiendo.

Expositores de cartón estilo caja

Los expositores de cartón de caja de tamaño mediano, los habituales en muchos mostradores de tiendas y que son de cartón resistente porque están pensados para reponer la mercancía en su interior, pueden apilarse para formar pequeñas estanterías en las que guardar diferentes carpetas y materiales.

Al tener distintos tamaños, se pueden usar unos para carpetas con trabajos, otros para guardar fichas que se quieran tener a mano y otros, por ejemplo, para guardar folletos de las promociones que se han realizado y se quieren tener a mano para realizar consultas pero sin que ocupen sitio en la mesa.

Puntos de reciclaje

Los expositores pueden convertirse en puntos de reciclaje muy efectivos en una oficina, los de tamaño mediano, pueden ser ideales para recoger papel o botellas de plástico. También pueden usarse para guardar bombillas o tubos fluorescentes en desuso, aquellos que más adelante se pretenden llevar a un punto limpio. Otro de esos expositores de tamaño mediano puede ser ideal para los toners usados.

Con los expositores más pequeños se pueden crear improvisados recipientes para pilas o para baterías. Tu tarea será situar el recipiente en un lugar estratégico al que todos los trabajadores tengan acceso.

Una vez que los expositores están llenos de estos materiales, tendrás que trasladarlos hasta un punto limpio para vaciarlos, además cuando el recipiente se desgaste podrás aprovechar para dejarlo también en un punto limpio. Se cambian por otros que haya en el almacén, de esta manera se les da salida a muchos expositores de distintos tamaños y conseguirás crear conciencia ecológica en tu empresa.

Incluso se puede instalar un expositor como contenedor para recoger tapones de plástico en colaboración con alguna asociación de la zona.

¡Desarrolla tus ideas y cuéntanos cómo reutilizas tus expositores!

Tu nombre

Tu Email (requerido)

Teléfono

Medidas standardMedidas personalizadas

Tu Mensaje

×