Los expositores de metal y los de cartón dan respuesta a diferentes necesidades. Los de cartón están pensados para un uso a corto plazo o a medio plazo en el caso de los más reforzados. Los expositores metálicos están, por el contrario, pensados a largo plazo.

Mientras que los expositores de cartón son muy económicos, los de metal suponen un desembolso mayor que resulta más atractivo en las tiendas y le dan más juego, en cualquier tipo de comercio.

Por supuesto, también influye el peso del producto que se vaya a colocar sobre los expositores, ya que los de cartón siempre tienen más limitaciones que los de metal en este sentido. Pero lo mejor es ver las ventajas de cada uno de estos materiales individualmente para poder juzgar cuál puede ser el más apropiado para cada necesidad. Escogiendo de este modo, cada expositor en función del uso al que estará destinado.

 

Beneficios de los expositores de cartón

  • Personalizable. Los expositores de cartón pueden personalizarse totalmente en lo que se refiere a la forma, el tamaño y también a los colores de impresión. Son muy versátiles y esto permite que pueda tomar cualquier formato para poder contener todo tipo de artículos. Pueden crearse expositores únicos y exclusivos para cada producto.
  • Muy económico. El cartón es un elemento barato, que también es muy fácil e incluso económico en el momento del transporte. Por eso, el cartón es la mejor opción cuando se busca un expositor a bajo coste. Esto es así, por ejemplo, en casos en los que el expositor y la caja de transporte es una misma cosa, por lo que no está previsto rellenarlo, sino que una vez que se termina el contenido, la caja se tira al contenedor.
  • Ecológico. El cartón es muy ecológico. Para empezar, la mayoría de los cartones están realizados con papel reciclado o con restos de material que no era válido para papeles más finos. Además, una vez que acaba su vida útil, puede reciclarse de nuevo, por lo que no es contaminante para el medio ambiente. Además, es importante destacar que en un entorno natural, solo tarda un año en degradarse por completo, frente a los ciento cincuenta años que tarda en hacerlo una bolsa de plástico.
  • Perfecto para campañas cortas. Es el elemento ideal para campañas cortas, no es tan duradero como los expositores fabricados con otro tipo de materiales. Aunque existen cartones de calidad muy duraderos, que se pueden reforzar y plastificar. No siempre será necesario recurrir a este tipo de ejemplares, ya que, se pueden hacer expositores de bajo coste con buena apariencia que son ideales para las campañas más breves en las que la perdurabilidad del expositor no es algo importante.

Beneficios de los expositores metálicos

  • Personalizable. Los expositores metálicos pueden personalizarse para que sean representativos de la marca, del establecimiento o de ambos. Así, se pueden conseguir productos únicos y muy personales que sean rápidamente identificados con la marca que representan pero que también encajen en el establecimiento al que están destinados, algo especialmente importante cuando se trata de cadenas. Al ser productos destinados a durar, la inversión en la personalización siempre va a valer la pena.
  • Muy resistente. Los expositores metálicos son muy resistentes y valen para todo tipo de productos, incluso para grandes cantidades de productos de cierto peso, lo que permite que puedan abarcar un amplio abanico de artículos a la venta. Con estos expositores se da respuesta a muchas necesidades que no es posible abarcar con los expositores de cartón, que incluso reforzados tienen ciertos límites en cuanto a cantidades y pesos.
  • Muy duradero. Cuando el cliente pide un expositor de metal está pidiendo algo que está pensado para perdurar durante mucho tiempo. Esto lo convierte en un producto muy ecológico, ya que no es de usar y tirar, sino que los artículos que contienen se reponen una y otra vez. Por eso, es importante que el expositor sea de calidad para que aunque se reponga continuamente el producto y el cliente pueda servirse él mismo, no se deteriore. Los expositores metálicos son los únicos que pueden garantizar que estarán en buenas condiciones durante mucho tiempo, incluso años, estando sometidos a este uso intensivo.
  • Puede formar parte de la decoración de la tienda. Al resultar fuertes, atractivos y personalizables, estos expositores pueden acabar formando parte de la decoración de la tienda, por lo que muchos comerciantes no tendrán ningún problema en tenerlos en sus establecimientos, porque no solo les facilitarán la venta de los productos, sino que también enriquecerán la decoración del local. Al ser atractivos por sí mismos, es mucho más fácil que se les haga hueco en todo tipo de tiendas y que no se opongan a su colocación en ningún tipo de comercio.

Tu nombre

Tu Email (requerido)

Teléfono

Medidas standardMedidas personalizadas

Tu Mensaje

×