El expositor de cartón es uno de los más utilizados para campañas publicitarias porque ofrece numerosas ventajas respecto a otros materiales. Para empezar, su gran versatilidad, ya que se le puede dar todo tipo de formas y se puede imprimir en cualquier color y con diversos sistemas. Y todo muy fácilmente y sin coste añadido como el que puede suponer, por ejemplo, darle formas determinadas a expositores de otros materiales.

Además, contamos con la ventaja de que prácticamente no pesa, por lo que transportar este tipo de expositores no supone un gran coste extra. Si le sumamos que el cartón es un material muy barato y que por tanto el coste de fabricación de los expositores es realmente bajo, podemos darnos cuenta de por qué están tan solicitados.

Además, el cartón es un material reciclable, algo que es muy atractivo para un gran porcentaje de clientes potenciales que se fijan mucho en este tipo de cosas y que exigen a las marcas que utilicen productos reciclables en la fabricación de sus expositores y también de sus envases.

Pero como todos los materiales, el cartón también tiene un punto débil y es su duración. Y es que no está pensado para ser un expositor permanente que dure demasiado tiempo en un establecimiento.

 

  • Expositores de un solo uso

 

Muchos expositores de cartón están pensados para un solo uso. Se trata de los expositores que son también la caja en la que se transporta el producto. Uno de los ejemplos más fáciles de ver son las cajas expositores de los chicles y caramelos que se venden junto a las cajas registradoras.

Estos expositores son de cartón muy fino, pensado para una vida muy corta. Una vez que la caja se abre y se convierte en un expositor troquelado, solo durará el tiempo que tarde en vaciarse al venderse los productos.

El cartón es fino, de mala calidad y no resiste demasiadas manipulaciones. Solo el hecho de coger el producto en su interior, si no se hace con delicadeza, basta para que se pueda romper por los bordes o se deteriore el dibujo.

Evidentemente, son los expositores más económicos que hay en el mercado ya que su vida es muy corta. Eso sí, son perfectos para el trabajo para el que están destinados.

 

  • Expositores de varios usos

 

Los expositores para varios usos son los que conocemos propiamente como expositores. Están fabricados en cartón de más calidad, en algunos casos incluso están plastificados para tener una mejor resistencia y una imagen más cuidada.

Estos expositores están pensados para estar sobre los mostradores de la tienda, por ejemplo, y contener productos que se van reponiendo a medida que se vendan. Así, aguantarán durante toda la campaña para la que hayan sido creados.

En otros casos, estos expositores no son para contener los productos a la venta, sino que son para contener los probadores. Es el caso, por ejemplo, de un expositor en el que hay una serie de cremas de color para que el cliente pueda probarlas y ver qué tonalidad dejan en su piel.

Este tipo de expositores tienen que ser de más calidad, ya que tienen que soportar que muchas personas los usen cada día y deben de mantenerse impecables durante el tiempo que vaya a durar la campaña. Cuanto más se tenga pensado prolongar la campaña, más calidad se le exigirá al expositor a fin de que no se estropee. Si un expositor se deteriora se corre el riesgo de que sea retirado por no resultar estético, lo que va a repercutir en las ventas.

Tenemos también los expositores de gran tamaño, como los tótems. Estos están pensados para durar bastante tiempo y, además, por su estructura deben de ser más resistentes. Por eso, en estos casos se utiliza cartón de gran calidad. Pero, además, se invierte más tiempo en el diseño de modo que se aguante bien, que pueda sujetar mucho peso y que sirva bien para la función para la que haya sido pensado. Son los expositores más caros, por lo general, pero también los más vistosos.

 

  • Materiales para campañas

 

Aunque no son expositores propiamente dichos, hay materiales para campañas publicitarias que también se realizan en cartón. Por ejemplo, las mesas para muestras que se utilizan para que los clientes de un supermercado puedan acercarse a probar un producto.

En estos casos, el material tiene que ser de muy buena calidad ya que se va a plegar y desplegar cada día, incluso varias veces al día y se va a transportar de un supermercado a otro para realizar las campañas.

Aunque están hechos en cartón, este suele reforzarse y plastificarse para aguantar mucho mejor todo el trajín de ir de un sitio para otro y de soportar las largas jornadas de cara al público.

Tu nombre

Tu Email (requerido)

Teléfono

Medidas standardMedidas personalizadas

Tu Mensaje

×