Garoo expositores de carton, box palets y plv publicitarios.

Llamanos: +(34) 961 124 992
14th Ene 2016 |

El escaparate de nuestra tienda es la principal atracción para quienes no conocen los servicios que ofrecemos. Debemos parar a pensar como en un espacio reducido sintetizar parte de nuestro leimotiv como empresa, dar una pequeña muestra de la idiosincrasia de nuestro negocio mientras creamos un ambiente atractivo que atraiga miradas e invite a entrar, a descubrir la totalidad de lo que estamos ofreciendo.

El escaparate es la ventana a nuestros servicios

A pesar de la importancia del escaparate y el escaparatismo, en demasiadas ocasiones este se descuida y nos limitamos a poner artículos de modo abigarrado que solo transmiten desorden, o con suerte, no trasmiten nada. Por esto vamos a ofreceros unos pequeños consejos sobre como presentar nuestro escaparate.

 

Explique una historia: Uno de los modos más fáciles de empezar a montar nuestro escaparate es pensar en una historia. Una vez tengamos esto, nos será más fácil empezar a situar los productos para que nos ayuden a explicar este relato.

Añada dinamismo: Habitualmente, mientras caminamos, nos fijamos en los objetos móviles, en aquello que se está moviendo. Un pequeño movimiento, por mínimo que sea, puede hacer que los posibles clientes se fijen en nuestro escaparate y no en el de al lado que es totalmente estático.
Las líneas diagonales, también pueden ayudar a crear esa sensación de movimiento y dinamismo. Por ejemplo situar un expositor giratorio nos puede dar ese plus, si además personalizamos el diseño para que encaje en nuestro escaparate podemos crear una llamativa estampa.

Escoja bien los colores: No es una buena idea poner demasiados colores, que no combinen entre sí, intente usar colores de los mismos tonos o colores complementarios. Si se ve capaz y con los recursos necesarios, trate de reforzar su discurso usando la teoría del color. Por último no tenga miedo a la hora de elegir los colores, un color muy chillón, elegido con elegancia, puede llamar la atención desde lejos.

Adáptese : Cada mes o dos meses debería cambiar su escaparate, no uno o dos productos sino todo el escaparate, esto le puede ayudar a captar clientes que anteriormente se le habían escapado y transmitir la imagen de que se preocupa por su producto.

Dirija la mirada con luces: A la hora de usar luces es preferible no enfocar directamente al producto, pues esto puede crear molestas sombras, colocar un par de focos uno a cada lado, o en dirección cenital, puede evitar este tipo de problemas. Si las tiendas de al lado no tienen luces, la gente verá la que sí coloca luces.

Como ve, es fácil preparar un escaparate para atraer la clientela y que una vez dentro, la correcta disposición de los expositores y nuestros productos hagan el resto. Lo importante es que antes de empezar a hacer un escaparate se siente a pensar y analice que es lo que le atrae y lo que cree que podría atraer a sus clientes, que piense en su escaparte como una totalidad y no como una sucesión de productos sin orden.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.